En nombre de Florence.

El 12 de Mayo se celebra el aniversario de Florence Nigthingale, precursora de la enfermería moderna. Mujer adelantada a su época que luchó duramente por mejorar las condiciones de salubridad y atención a los pacientes en los hospitales de campaña.

Este post está dedicado a todos aquellos profesionales, enfermeros y enfermeras que con su dedicación, nos ayudan en nuestras enfermedades y nos acompañan, haciéndonos más fáciles los momentos difíciles. Ojalá un día se les reconozca su labor como merecen.

Pero sobre todo, “En Nombre de Florence” va dedicado a nuestra querida Carmen, siempre discreta pero siempre pendiente y quien hace un maravilloso tándem profesional y personal con nuestra Lucía.

Gracias, en nombre de todas.

G.

En el día mundial de la enfermería, quiero dedicar unas palabras a mi enfermera, a otro de los pilares de mi tratamiento, de mi proceso… a Carmen.
Nunca olvidaré el día que recibí el diagnóstico, cuando en ese cuartito pequeño me diste los papeles para el hospital de día, y me explicabas lo que tenía que hacer “mira este es el volante para el análisis, cada vez que vengas lo entregas en el mostrador y …” y yo hacía como que escuchaba. Pero no entendía nada de lo que me decías. No sabía qué estaba haciendo ahí, tenía esa sensación de desrealización, casi despersonalización, tus palabras eran sólo un murmullo sin sentido en mi cabeza… y de repente me derrumbé. Y tú me miraste y paraste en seco. NUNCA olvidaré esa mirada, cómo me cogiste la mano, sacaste el móvil del bolsillo como quien saca un conejo de la chistera cambiando el foco de atención en un segundo, y empezaste a enseñarme un montón de fotos de mujeres de rosa. Mujeres sonriendo, corriendo, regalándose amor; de amarillos entregados; cómo me dijiste “ven el jueves, ya verás, nos lo pasamos genial”… Me hablaste de viajes, del camino de Santiago, de una heroína que estaba a punto de cruzar el Atlántico en barco; de chicas como yo, jóvenes y mayores, con y sin hijos, con nietos; de excursiones a Navarrevisca, de cafés y cañas y cenas y copas; de mujeres en tratamiento y de mujeres en remisión. De mujeres unidas no por una enfermedad, sino por las ganas de vivir (y disfrutar por el camino echando unas carreras… y unas risas).

Hoy es el día mundial de la enfermería.

Gracias Carmen, gracias por elegir esa profesión, gracias por correr siempre a nuestro lado, gracias por ser la profesional y la persona que desearías encontrarte en este camino, cuando por desgracia caes en él.

Gracias de corazón.
Carmen Acevedo Alameda.

Anuncios

1 Comment

  1. A la rosita más bella de entre todas las rosas. Gracias por este relato que aunque corto describe perfectamente ese momento tan duro por el que todas hemos pasado. Y que suerte haber encontrado la mano más cálida para aliviar ese instante . Porque tener a nuestra enfermera Carmen es una gran suerte.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s