Desde la barrera – “And the winner is … “

cof

Imagínense que les entregan un Óscar por representar una obra de teatro en la asociación cultural de su barrio. De pronto, se ven en la alfombra roja haciéndose fotos con Robert de Niro y charlando con Brad Pitt. No sólo eso: Charlize Theron dice que les admira y Meryl Streep, con cuatro estatuillas en su haber, les pregunta si puede acercarse alguna tarde para ensayar con ustedes y representar un pequeño papel. Pues más o menos eso es lo que ha ocurrido esta semana. La edición española de la revista Runner’s World, seguramente la más prestigiosa a nivel mundial en su ámbito, ha otorgado a “Corre en Rosa” el premio a la mejor acción solidaria dentro de los premios anuales EDP Premios RW, en una ceremonia en la que han participado la flor y nata del atletismo español.

Son muchas las iniciativas solidarias que se plantean en el mundo del running. El ejercicio es beneficioso para la salud no solo física, sino también anímica, lo que concede al deporte un marco idóneo para la proliferación de actuaciones centradas en la ayuda a los demás, todas ellas de enorme valor para la sociedad. Ello concede aun más mérito al galardón otorgado, pues había un amplio abanico donde elegir. Ser seleccionado entre los mejores y por una entidad del prestigio de Runners es no solo un privilegio, sino un reconocimiento a tres años de trabajo desinteresado e ilusión sin límites.

Por si fuera poco, Ascensión González, nuestra Ascen, fue también nominada, en la categoría de mejor historia de superación personal. Si el premio otorgado a Corre en Rosa valora al proyecto en su conjunto, la nominación de Ascen simboliza el esfuerzo individual que hay detrás de cada una de sus componentes. Junto a su fiel Mundi, ambos son para todos un ejemplo de superación y de constancia. Pocas personas representan mejor el espíritu de esta iniciativa y el orgullo de pertenecer a la familia rosa. Ascen y Mundi han creído en Lucía y en su idea desde el principio; no fallan nunca y, lo más importante, nunca fallan su sonrisa y su buen humor. Y más allá de la desdicha de la enfermedad, o quizás gracias a ella, son un ejemplo impagable del verdadero amor, aquel que consiste en alcanzar la plenitud a través de la felicidad del otro.

En un nuevo guiño del destino, Lucía no pudo acudir a la ceremonia por encontrarse convaleciente, en una caprichosa simbiosis con su propia creación. Afortunadamente, nuestra doctora vislumbra ya la orilla al final del largo océano tras superar, como todas, la peor de las tormentas. Martha y Elena tuvieron, junto con Ascen, el honor y el privilegio de acudir en su nombre, acompañadas de la otra mitad de esta bella historia. No pudo haber mejores embajadores que Ramiro y Pytu, extraordinarios cicerones en un mundo de figuras del deporte y los medios de comunicación, que mostraron, una vez más, su admiración por nuestros dos amarillos y por el desinteresado trabajo que están haciendo. Fue un inmenso orgullo escuchar a leyendas como Abel Antón o Martín Fiz expresar su deseo de ir un día al Valle de las Cañas a entrenar con las rosas.

IMG-20180315-WA0018

Pero la ceremonia nos dejó otra reflexión. Las que asistieron pudieron percibir de primera mano el respeto que “Corre en Rosa” se ha ganado en el mundo del deporte popular. Estas muestras de reconocimiento son un honor, pero también una responsabilidad para todos los que, de alguna forma, queremos formar parte de este proyecto. Se lo debemos a Lucía y a Ramiro, pero también a todas aquellas mujeres que ven en “Corre en Rosa” una luz de esperanza para una vida mejor en su lucha contra la enfermedad. Quien se pone la camiseta rosa para correr es, por qué no decirlo, una afortunada, pero también la representante de un grupo al que ya muchos fuera de este entorno contemplan con admiración.

Nadie habría osado imaginar este éxito cuando, hace tres años, un grupo de pacientes recién salidas de la quimioterapia se apuntó a esta loca idea. Este es el premio al sueño de una mujer incomparable y a la generosidad sin límites de un hombre extraordinario. Es el premio a las muchas horas de dedicación de unos campeones a los que nadie pidió nada, pero que lo dan todo. Pero este premio es, sobre todo, de ellas. De las que hasta hace poco sólo habían visto una pista de atletismo en televisión. De las que se han decidido a ir a una tienda de deportes para comprar unas zapatillas no para sus hijos, sino para ellas. De las que se han apuntado a una carrera popular por primera vez en su vida. De las que sienten un cosquilleo al preparar el dorsal y los imperdibles la noche anterior. De las que ahora siempre encuentran a una amiga en la sala de espera de Quirón. De las que corren con un pañuelo en la cabeza. De las que, con toda seguridad, siguen corriendo allá donde estén. De Lucía, Olga, Belén, Gemma, Marian, Nuria, Elena, Martha, Carmen, Ana, Mariela, Sagrario, Inés, Wendy, Marta, Elvi, Pauline, María, Puri, Cristina, Esther, Begoña, Mari Luz, Yoli y muchas otras más.

Cuando éramos niñas queríamos ser como Julie Andrews. O como Julia Roberts. O como Meryl Streep. Pero lo que jamás imaginamos es que ellas querrían ser como nosotras. Por una noche, las estrellas que más lucieron en el firmamento fueron rosas. Enhorabuena a todas.

IMG_20180316_112042

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s